Escuela de Arte y Superior de Diseño Gran Canaria

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home

El porqué de la filosofía

E-mail Imprimir PDF
EL PORQUÉ DE LA FILOSOFÍA(Extracto y adaptación de la introducción del libro Las preguntas de la vida, Savater Fernando)Lee este texto y trabaja las actividades que se enuncian al final En la época actual, la de los grandes descubrimientos técnicos, la época del microchip, del acelerador de partículas, de Internet o la televisión digital, ¿qué información podemos recibir de la filosofía? La única respuesta que nos resignaremos a dar es la que hubiera probablemente ofrecido el propio Sócrates: ninguna. Nos informan las ciencias de la naturaleza, los técnicos, los periódicos, algunos programas de televisión... pero no hay información “filosófica”.Ahora bien, ¿es información lo único que buscamos para entendernos mejor a nosotros mismos y lo que nos rodea? Supongamos que recibimos una noticia cualquiera, por ejemplo: “un número x de personas muere diariamente de hambre en todo el mundo”; y nosotros, recibida la información, nos preguntamos: ¿qué debemos pensar de tal suceso? Para responder a esta pregunta recabaremos opiniones, algunas de las cuales nos dirán que tales muertes se deben a desajustes en el ciclo macroeconómico global, otras hablarán de la superpoblación del planeta, algunos clamarán contra el injusto reparto de bienes entre posesores y desposeídos, o invocarán la voluntad de Dios, o la fatalidad del destino…, y no faltará quien comente: «¡En qué mundo vivimos!». Entonces nosotros, “Eso: ¿en qué mundo vivimos?”No hay respuesta científica para esta última pregunta, porque evidentemente no nos conformaremos con respuestas como «vivimos en el planeta Tierra», «vivimos precisamente en un mundo en el que x personas mueren diariamente de hambre», ni siquiera con que se nos diga que «vivimos en un mundo muy injusto» o «un mundo maldito por Dios a causa de los pecados de los humanos» (¿por qué es injusto lo que pasa?, ¿en qué consiste la maldición divina y quién la certifica?, etc.). En una palabra, no queremos más información sobre lo que pasa sino saber qué significa la información que tenemos, cómo debemos interpretarla y relacionarla con otras informaciones anteriores o simultáneas, qué supone todo ello en la consideración general de la realidad en que vivimos, cómo podemos o debemos comportarnos en la situación así establecida. Éstas son precisamente las preguntas a las que atiende la filosofía.  Digamos que se dan tres niveles distintos de entendimiento:a) la información, que nos presenta los hechos, lo que sucede;b) el conocimiento, que reflexiona sobre la información recibida, jerarquiza su importancia y busca principios generales para ordenarla;c) la sabiduría, que vincula el conocimiento con las opciones vitales o valores que podemos elegir, intentando establecer cómo vivir mejor de acuerdo con lo que sabemos.La ciencia se mueve entre el nivel a) y el b) de conocimiento, mientras que la filosofía opera entre el b) y el c). De modo que no hay información propiamente filosófica, pero sí puede haber conocimiento filosófico y nos gustaría llegar a que hubiese también sabiduría filosófica.Tanto la ciencia como la filosofía intentan contestar preguntas suscitadas por la realidad. De hecho, en sus orígenes, ciencia y filosofía estuvieron unidas y sólo a lo largo de los siglos la física, la química, la astronomía o la psicología se fueron independizando de su común matriz filosófica. En la actualidad, ciencia y filosofía se diferencian en lo siguiente:1.-las ciencias pretenden explicar cómo están hechas las cosas y cómo funcionan, mientras que la filosofía se centra más bien en lo que significan para nosotros.2.-la ciencia debe adoptar el punto de vista impersonal para hablar sobre todos los temas (¡incluso cuando estudia a las personas mismas!), mientras que la filosofía siempre permanece consciente de que el conocimiento tiene necesariamente un sujeto, un protagonista humano.3.-La ciencia aspira a conocer lo que hay y lo que sucede; la filosofía se pone a reflexionar sobre cómo cuenta para nosotros lo que sabemos que sucede y lo que hay. 4.-La ciencia multiplica las perspectivas y las áreas de conocimiento, es decir fragmenta y especializa el saber; la filosofía lo relaciona todo con todo lo demás, enmarca los saberes en un panorama general, humano. 5.-La ciencia busca saberes y no meras suposiciones; la filosofía quiere saber si son verdaderos saberes o ignorancias disfrazadas. La principal ocupación de la filosofía es cuestionar y aclarar algunas ideas muy comunes que todos nosotros usamos cada día sin pensar sobre ellas. El historiador puede preguntarse qué sucedió en tal momento del pasado, pero un filósofo preguntará: ¿qué es el tiempo? El matemático puede investigar las relaciones entre los números pero un filósofo preguntará: ¿qué es un número? Un físico se preguntará de qué están hechos los átomos o qué es la gravedad, pero un filósofo preguntará: ¿cómo podemos saber que hay algo fuera de nuestras mentes? Un psicólogo puede investigar cómo los niños aprenden un lenguaje, un filósofo preguntará: ¿por qué una palabra significa algo? Cualquiera puede preguntarse si está mal colarse en el cine sin pagar, pero un filósofo preguntará: ¿por qué una acción es buena o mala?».6.-Tanto las ciencias como la filosofía contestan a preguntas suscitadas por lo real. Pero a tales preguntas las ciencias brindan soluciones, es decir, contestaciones que satisfacen de tal modo la cuestión planteada que la anulan y disuelven. En cambio, la filosofía no brinda soluciones sino respuestas, las cuales no anulan las preguntas pero nos permiten convivir racionalmente con ellas aunque sigamos planteándonoslas una y otra vez: por muchas respuestas filosóficas que conozcamos a la pregunta sobre qué es la justicia o qué es el tiempo, nunca dejaremos de preguntamos por el tiempo o la justicia ni descartaremos como ociosas o «superadas» las respuestas dadas a esas cuestiones por filósofos anteriores. Porque, ¿qué es el hombre sino el animal que pregunta y que seguirá preguntando más allá de cualquier respuesta imaginable?  Además de diferenciarse, ciencia y filosofía se complementan de varias formas:-Ciertos aspectos de las preguntas a las que hoy atiende la filosofía recibirán solución científica, y las futuras soluciones científicas ayudarán decisivamente en el replanteamiento de las respuestas filosóficas venideras.-La tarea de los filósofos ha orientado o dado inspiración a algunos científicos, y hay científicos que se hacen preguntas filosóficas. Por lo tanto, no tiene por qué haber una oposición irreductible, ni mucho menos mutuo menosprecio, entre ciencia y filosofía, tal como creen los malos científicos y los malos filósofos.   Actividades 1) Lee el texto de Fernando Savater y contesta a las siguientes preguntas:-¿Hay información filosófica?-¿Qué hace la filosofía con la información?-¿Cuántos niveles de entendimiento hay? ¿Cómo se llaman y en qué consisten?-¿En qué coinciden ciencia y filosofía?-¿Qué seis diferencias hay entre ciencia y filosofía?-¿En qué se complementan ciencia y filosofía?2) «Sólo sé que no sé nada», es una frase de Sócrates que quizás conozcas. Busca en Internet cinco frases famosas de otros filósofos y cinco frases famosas de científicos.  
Última actualización el Miércoles, 20 de Febrero de 2013 17:45  

Calendario Escolar

<<  Mayo 2019  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
    1  2  3  4  5
  6  7  8  9101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

OFERTA EDUCATIVA 2019/2020

Banner

SERVICIOS EASDGC

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

REDES

Banner
Banner